lunes, 15 de diciembre de 2008

"Juventud, ¿quo vadis?" (4º de 4)

Actuaciones musicales

Al final del Encuentro, tuvo lugar un concierto en el que intervinieron tres cantautores y una banda. A continuación, figura la crónica de ambas actuaciones elaborada por dos de los intérpretes

Cantando al Dios de la vida

Podría comenzar esta crónica de muchas formas. La más predecible sería: «Rafa Ruiz, Víctor Valera y yo (acompañados por Chiqui Lozano) compartimos con entusiasmo nuestra experiencia de vida hecha música en la clausura del Encuentro organizado por Presencia Cristiana». Esto sería lo fácil, lo tibio, pero dejaría mediocremente impasible a quien lo leyera.

Quedan muchas cosas que pulir en nuestra condición de cristianos. Y no por falta de concienciación o de compromiso, sino más bien por falta de oración y Comunión manifiesta. Cristo es el que hace radicales a los que arriesgan todo para ser santos en estos “tiempos recios”. La santidad, nuestra vocación como seres humanos, es urgente. Sólo así podremos ser Sal de la tierra y Luz del mundo. Sólo así, quemando cotidianamente como incienso nuestra comodidad, plasmaremos la esencia del Reino de Dios en las cosas que hacemos.

Dándolo todo, seremos espectadores de la múltiple Gracia que se derrama a diario. ¿Dónde está la juventud? ¿Dónde están los cristianos que se niegan rotundamente a recluir su fe en un zulo con tal de ser “políticamente correctos”? El camino es largo, pedregoso, difícil. Lo sabemos. Yo, que digo todo esto con supuesta seguridad, aprecio en mis flaquezas y errores la grandeza del Padre Dios. Sería imposible –imposible, repito– si confiáramos únicamente en nuestra capacidad. Él hace prósperas las obras de nuestras manos. Por eso, concluyo nuestra participación con las mismas palabras de San Pablo:
«Ya es hora de despertaros del sueño,
porque ahora nuestra salvación está más cerca
que cuando empezamos a crecer.
La noche está avanzada, el día se echa encima:
dejemos las actividades de las tinieblas
y pertrechémonos
con las armas de la luz.
Caminemos como a la luz del día,
con dignidad».
Jesús Cabello
Cantautor


Crónica del Concierto

Como colofón al Encuentro, la Banda de Música “María Santísima de la Esperanza” de nuestra ciudad ofreció un pequeño concierto de marchas procesionales con el ánimo de acercar el mundo de la Semana Santa y de la música a los jóvenes.

El recital se inició con la marcha “Pasa la Virgen Macarena”, de Pedro Gámez Laserna; a continuación le siguió “Virgen del Socorro” de Enrique Báez, “Al Cielo con Ella” de Pedro Morales y por último “Lágrimas y Desamparo” de Francisco Melguizo.

El repertorio, de gran calidad, fue interpretado con gran maestría y carácter. En efecto, la
banda, formada aproximadamente por 70 componentes, envolvió el recinto con la magia de instrumentos muy variados: desde la dulzura y delicadeza de los clarinetes, oboes y flautas hasta la potencia y brillantez de las trompetas y trombones, así como los instrumentos de percusión que proporcionan mayor realce a la música.

Alfonso Lozano Ruiz
Componente de la Banda


(Artículo publicado en la Revista APC nº11 - Diciembre 2008)