sábado, 21 de noviembre de 2009

Sobre la propuesta de UGT de abrir la Catedral al rezo compartido

En relación con la propuesta realizada por el Secretario Provincial de la UGT de abrir al rezo musulmán la Catedral de Córdoba para fomentar la creación de puestos de trabajo, dado que “esta medida aumentaría considerablemente la afluencia de visitantes de religión islámica en la ciudad”, la Asociación Presencia Cristiana desea manifestar lo siguiente:

En primer lugar, la medida propuesta genera una absoluta incertidumbre en cuanto a los logros laborales que pudieran derivarse de la misma, ya que no hay datos firmes que avalen la existencia de una correlación positiva entre turismo musulmán y apertura al rezo islámico de algún templo en nuestro país.

En segundo lugar, si la propuesta se ha hecho dentro de las medidas que “las administraciones deben llevar a cabo en Córdoba para fomentar la creación de puestos de trabajo”, entonces falta tomar en consideración un dato esencial: la Mezquita-Catedral –la Catedral de Córdoba para los cristianos- no pertenece a ninguna administración: ni local, ni autonómica, ni nacional. Los titulares del templo son el obispado y la Iglesia local, en la que se insertan todos los cristianos cordobeses. Desde esta perspectiva, y como asociación civil que se siente Iglesia, Presencia Cristiana quiere dejar muy claro su deseo de que las religiones tengan un espacio físico para sus celebraciones, pero no apoya que la Catedral católica sea utilizada para el culto de otra religión no cristiana, ni siquiera puntualmente en algunos momentos del año. La Catedral de Córdoba es un templo cristiano desde hace 800 años, antes fue mezquita durante 500 y todavía antes, alrededor de 300 años, fue basílica cristiana dedicada a San Vicente, mártir. El uso que mantiene desde hace ocho siglos avala lo que ahora es y lo que queremos que siga siendo: un templo exclusivamente cristiano.

Por último, no podemos dejar de señalar que la materialización de una propuesta como la que comentamos -que, recordémoslo, no es la primera vez que se hace, aunque ahora se realice desde otros planteamientos- puede tener efectos para la ciudad contrarios a los que se propugnan. No hay que olvidar el interés de cierto mundo islámico por visualizar Córdoba como símbolo de la hegemonía musulmana en la Península Ibérica y en Occidente, con todo lo que esto puede entrañar como germen de futura discordia social, cultural y política. No hablamos de ciencia ficción. Estamos situándonos en la realidad de un sector islámico que pone sistemáticamente a Córdoba en el centro de sus reivindicaciones políticas.

Vocalía de Medios de Comunicación de la Asociación Presencia Cristiana
(Nota enviada a la prensa local y nacional el pasado 10 de noviembre de 2009)