martes, 4 de mayo de 2010

¿MOLESTA EL CRUCIFIJO?

Los medios de comunicación han difundido en estos días la noticia de la retirada del Crucifijo de un Centro de Salud de Palma del Río, ordenada por el SAS, atendiendo la queja de un sólo usuario, pero en contra del sentir mayoritario del personal sanitario y demás usuarios.

Ante este hecho, la Asociación Presencia Cristiana expresa su desacuerdo y lamenta la hostilidad manifiesta contra los diferentes símbolos religiosos cristianos.

La Cruz es signo de nuestra identidad y de nuestra cultura, que es cristiana en sus raices y en sus expresiones. La Cruz de Cristo no sólo preside el interior de templos y catedrales, sino que cada Semana Santa, junto a la Madre Dolorosa, recorre nuestras calles entre el clamor popular. Tambíen, a primeros de Mayo, Córdoba se prepara y engalana para celebrar la tradicional fiesta de las “Cruces”.

La Cruz, símbolo de los valores más nobles, no es ofensiva ni puede molestar a nadie, pues sólo habla de reconciliación y salvación, de amor y fraternidad, de libertad y de justicia, valores comunes a toda sociedad, independientemente de credo e ideología e indispensable para construir una sociedad libre y plural.

Por ello, cuando desde ciertos sectores políticos y sociales, en aras de una falsa laicidad, se pretende arrancar el Crucifijo de escuelas, hospitales y espacios públicos, se está arrancando también toda una historia, unas costumbres y una cultura.

La verdadera laicidad no está en contradicción con la fe, ni prescinde de la dimensión espiritual de la persona, de su vivencia comunitaria y de su expresión pública, sino que debe ser garante de una sociedad armónica y plural. Pero cuando el Estado ataca las convicciones religiosas de sus ciudadanos, en España mayoritariamente católicos, y retira sus símbolos religiosos, deja de ser un Estado laico erigiéndose en una nueva confesión laicista, en perjuicio del resto de creencias de la sociedad española.

Es nuestro deber como cristianos oponernos, sin violencia pero con firmeza, a esta campaña que no es un hecho casual ni aislado, sino que responde a una animadversión sin sentido hacia la Iglesia Católica.

Junta Ejecutiva de Presencia Cristiana

(Escrito publicado el pasado día 4 de mayo de 2010 en el diario ABC, en la sección "Cartas al Director")