domingo, 31 de marzo de 2013

El Papa Francisco, regalo del Espíritu

 El sentimiento de tristeza y desasosiego que supuso entre los católicos la renuncia de Benedicto XVI, pronto fue disipado por la luminosa elección del Papa Francisco. Este soplo rápido y firme, guiado por el Espíritu Santo, ha transmitido al orbe católico una inyección de confianza y alegría en el Señor. 

Su elección nos ha entusiasmado con un Papa a la hechura de nuestro tiempo: austero, cercano, alegre y directo y nos ha sorprendido a todos con el nombre de Francisco, pues ya indica que el eje de su pontificado va a ser la humildad franciscana, la de aquel gran santo de Asís que supo romper los moldes de su tiempo,  buscando que el Evangelio fuera el centro de preocupación de la Iglesia. Así también el Papa Francisco vuelve a la fuente original del cristianismo, y en sus primeras palabras a los cardenales electores, les decía que la única guía para la Iglesia debe ser el mensaje de Jesús, sus palabras y sus obras.
La Asociación Presencia Cristiana quiere manifestar su agradecimiento a su Santidad, pues con sus gestos, palabras y actitudes nos ha puesto ante el desafío de vivir el Evangelio con mayor autenticidad, y pide al Señor que lo ilumine y le dé la fortaleza para asumir la responsabilidad de guiar a la Iglesia en unos tiempos difíciles y abiertos a grandes retos, pero también a grandes esperanzas.
Junta Ejecutiva de Presencia Cristiana

(Escrito publicado el pasado día 27 de marzo de 2013 en el diario ABC, en la sección "Cartas al Director")