viernes, 21 de marzo de 2014

Salvemos la Catedral de Córdoba


Al margen de las inexactitudes jurídicas que ya apuntan algunos expertos, los impulsores de la polémica plataforma que promueven la expropiación de la Catedral parecen carecer de los conocimientos históricos básicos. El lugar sobre el que fue construida la mezquita lo ocupaba ya en el siglo V la basílica visigoda de San Vicente Mártir. Después de la dominación musulmana, el rey Fernando III el Santo, con la conquista de Córdoba en 1236, la cedió a la Iglesia Católica. Desde esta fecha hasta nuestros días ha sido, ininterrumpidamente y en la totalidad del edificio, catedral de Córdoba y propiedad del Obispado, experimentando diversas reformas para adaptarla a las celebraciones litúrgicas. Nunca, como se pretende actualmente, ha tenido titularidad pública en un intento de cambiar la historia y la tradición.

Los grupos radicales de izquierda y simpatizantes de conocidos movimientos a favor del culto islámico en la Catedral que alientan la polémica vuelven a mostrar su afán destructivo contra la Iglesia.

La Asociación Presencia Cristiana, en nombre de muchos cordobeses, quiere manifestar su rechazo a esta desafortunada iniciativa y la confianza de que la Catedral seguirá siendo el templo de todos los católicos de nuestra ciudad.

 
        Carta al director publicada en Diario Córdoba y ABC en Febrero de 2014; en semanario Alfa y   Omega en Marzo 2014.